.

1 de noviembre de 2013

Evaluar la competencia digital en educación secundaria

Escrito por
Saber usar un buscador en Internet, escribir un blog, gestionar perfiles en las redes sociales, comprar online música o entender una hoja de cálculo son algunas de las habilidades necesarias para vivir en una sociedad en las que las tecnologías de la información y la comunicación no dejan de desarrollarse. Todas estas actividades forman parte de la competencia digital y se evalúan durante la educación secundaria. Bueno, en realidad en el bachillerato estas son habilidades que ya se supone que han aprendido durante los cuatro cursos de ESO. Así que vamos a ver cómo poner en práctica la evaluación de la competencia digital en educación secundaria.


En la LOMCE se nombra como Tratamiento de la Información y Competencia Digital, y la definición que dan es: “Desarrollar destrezas básicas en la utilización de las fuentes de información para, con sentido crítico, adquirir nuevos conocimientos. Adquirir una preparación básica en el campo de las tecnologías, especialmente las de la información y la comunicación."

Para evaluar la competencia digital vamos a necesitar dar 5 pasos, por suerte los dos primeros pasos ya están desarrollados y podemos tomar el trabajo que han realizado otras personas.

1. Definir las dimensiones de la competencia digital.

Lo primero que hay que hacer para poder evaluar una competencia digital es dividirla en diferentes aparatados, que es lo que a veces se define como dimensiones, subcompetencias o competencias específicas. Como referencia podemos utilizar las 8 dimensiones del programa ACTIC (es un programa desarrollado en la ciudad de Barcelona para que las personas que quieran acreditar su habilidad digital tengan un certificado oficial).

Las 8 dimensiones de la competencia digital serán.
  • Cultura, participación y civismo digital.
  • Uso de ordenadores, tecnología digital y sistemas operativos.
  • Navegación y comunicación en el mundo digital.
  • Tratamiento de la información escrita.
  • Tratamiento de la información gráfica, de audio y vídeo. 
  • Tratamiento de la información numérica.
  • Tratamiento de datos.
  • Presentación de la información. 
En otros sitios Webs definen las dimensiones de otra forma que es más general y que nos puede servir.
  • Dimensión de aprendizaje.
  • Dimensión de informacional.
  • Dimensión comunicativa.
  • Dimensión de la cultura digital.
  • Dimensión tecnológica.
Pero hay que aclarar que esta clasificación no se ajusta tanto a la programación oficial de la ESO. Por ejemplo la competencia de aprender a aprender en la legislación educativa se trata como una competencia básica, al mismo nivel que la competencia digital y separada de ella.


2. Definir los diferentes niveles para cada dimensión.

El tratamiento de la información por escrito es un proceso complejo, en el que hay diferentes niveles de competencia. Hay personas que podrían escribir un texto en el ordenador, darle formato e imprimirlo, pero sus conocimientos acaban aquí. Otros conocen todas las funciones generales de Microsoft Word o el programa Write del OpenOffice. En el programa ACTIC se definen tres niveles, básico, medio y avanzado, aunque algunas dimensiones sólo están presentes en dos niveles. Cada nivel tiene diferentes indicadores que usaremos para saber si los alumnos han conseguido este nivel de competencia.
  • Nivel básico del tratamiento de la información escrita.
    • Identificar editores y documentos de textos. Y conocer su utilidad hoy en día.
    • Crear, abrir, guardar e imprimir un documento de texto. Incluyendo su configuración básica.
    • Editar un documento de texto. Personalizar la barra de herramientas de texto y usar herramientas como copiar, pegar, insertar, sobrescribir. Crear la cabecera y el pie de página de un documento.
    • Da formato básico a un texto. Supone saber alinear los párrafos, usar diferentes tipografías y efectos de letra.
  • Nivel medio del tratamiento de la información escrita.
    • Crear documentos de texto coherentes. Tener presentes la finalidad del documento y la persona destinataria cuando se realiza su edición.
    • Abrir y guardar documentos en otros formatos.
    • Crear o insertar elementos dentro del documento de texto: listas, tablas, numeraciones, imágenes, vídeos y esquemas.
    • Aplicar opciones de formato avanzadas para dar formato al texto: tabulaciones, sangría, esquemas numerados, viñetas, interlineado, espaciado, saltos de página, inserción de tablas... Adecuar el formato a la finalidad del documento.
    • Usar estilos y plantillas. Incluyendo la configuración.
    • Uso del corrector ortográfico y gramatical. Incluye su instalación, configuración y el conocimiento de sus limitaciones.
    • Aplicar utilidades del editor de texto para agilizar el trabajo. Usar la de combinación de correo, o la opción de buscar y sustituir palabras.
  • Nivel avanzado del tratamiento de la información escrita.
    • Dominar la configuración del editor de texto para personalizarlo: rutas de ficheros, guardado automático, teclado, barra de herramientas...
    • Protección de documentos. 
    • Dominar los detalles del formato de textos. Como por ejemplo, saber descargar nuevas fuentes de texto de Internet para usarlas en nuestro editor.
    • Opciones avanzadas para el trabajo con imágenes, ficheros y elementos insertados.
    • Usar índices.
    • Crear documentos compartidos. Usar la función de revisión de documentos y control de cambios.
    • Usar hipervinculos. Edición de textos para páginas Web.
    • Crear, ejecutar y modificar macros. 
    • Usar otras funciones avanzadas: márgenes, campos de formulario, marcadores, secciones, personalización del corrector ortográfico...

La ventaja de usar los niveles de ACTIC (u otro programa similar) es que nos quitan mucho trabajo y nos ayudan a tener la programación didáctica actualizada sin tener que hacer cambios constantes. En vez de escribir todos los criterios en la programación, podemos hacer referencia a los niveles de ACTIC.

3. Determinar qué competencias y con qué nivel vamos a evaluar.

Una vez visto el sistema general hay que concretar que es lo que vamos a enseñar y evaluar en cada curso, porque no es viable ni práctico querer hacerlo todo cada curso. En 1º de ESO, al ser el primer curso en el que los alumnos están en el instituto en la materia de tecnología ( o en otra materia ) lo habitual es que se les enseñe el funcionamiento de programas como el Word de Microsoft o el Write de Open Office. Se les imparte un nivel medio, asumiendo que la mayoría de ellos ya tienen conocimientos básicos. Esto es importante porque lo habitual es que los trabajos de muchas asignaturas se realizan en ordenador.

Por ejemplo, para 1º de ESO en el área de tecnología  las competencias podrían ser.
  • Cultura, participación y civismo digital. Nivel básico.
  • Uso de ordenadores, tecnología digital y sistemas operativos. Nivel básico.
  • Navegación y comunicación en el mundo digital. Nivel básico y medio.
  • Tratamiento de la información escrito. Nivel básico y medio.

4. Crear rubricas para la evaluación de cada uno de los items.

Una vez que sabemos que vamos a evaluar es necesario decidir como vamos a puntuar el nivel de aptitud de cada alumno. Existen otros sistemas de evaluación, pero cuando trabajamos a través de competencias considero que resultan muy útiles las rubricas de evaluación. Las rubricas son una herramienta que valora diferentes aspectos, (objetivos o subjetivos) de un trabajo complejo. Lo habitual es crearla a modo de una tabla, porque para cada item que se va a valorar hay una graduación del éxito conseguido. Y la forma más clara de entenderlo es ver un ejemplo.

Una rubrica para el tratamiento de la información escrito, nivel básico, podría ser así.

 Items
 0 punto
 1 punto
 2 puntos
 Editores y
 documentos  de textos 

El alumno no reconoce los principales editores de textos, no sabe crear un documento nuevo o abrir uno antiguo.    
 El alumno reconoce editores de textos y documentos de texto. Sabe crear o abrir un archivo nuevo con la extensión habitual.
 El alumno relaciona correctamente los principales editores de texto (Word 97, Write de Open Office...), con las diferentes extensiones del documento ( doc, docx pdf ). Saber abrir documentos de otros programas.
 Imprimir un  documento  de texto
 El alumno no sabe imprimir un documento o una parte del mismo usando las opciones básicas.
 El alumno sabe imprimir textos enteros, páginas y partes concretas de un documento. 
 El alumno sabe configurar aspectos avanzados de la impresión como la calidad, el tipo de papel, etc. 
 Edición
de un documento de texto.
 El alumno sabe escribir textos, pero no conoce el uso de las herramientas básicas de edición. El alumno conoce las herramientas de copiar, cortar, pegar, insertar y sobrescribir para modificar textos.  El alumno sabe usar las herramientas copiar, pegar, insertar y sobrescribir para resolver con rapidez situaciones en las que hay que modificar un texto.
 Dar formato a un documento de texto.
El alumno no sabe como dar formato a un párrafo de texto, o no conoce todas las opciones básicas. El alumno sabe dar formatos a un texto, cambiando el tipo de fuente, su tamaño, efectos, etc. También sabe alinear los párrafos. El alumno utiliza los formatos de texto de una forma coherente a la hora de crear un documento de texto. Resaltando los títulos, eligiendo un tamaño de letra adecuado para la lectura, etc.
Cabecera y pie de página 
El alumno desconoce como hacer una cabecera o un pie de página.
El alumno sabe colocar su nombre y el número de página en la cabecera, o en el pie de página.El alumno sabe configurar el número de página para personalizar su edición.

Como ves arriba el uso de un sistema de 5 items, con 3 niveles de dificultad es una fórmula muy cómoda y que se utiliza mucho para dar una puntuación de 0 a 10. No obstante la valoración en puntos no tiene porque seguir estos criterios. Por ejemplo, un profesor puede decidir que para sacar un 5 es imprescindible superar el primer nivel en los 5 items, que si no es así, la puntuación global es la mitad.

Una de las ventajas del sistema de rubricas es que además de la evaluación clásica realizada por el profesor permite otras dos opciones. Una es la evaluación inicial, al inicio del curso para ver el punto de partida de los alumnos. La segunda es que los alumnos  se autoevaluen, algo que es muy útil en que sean más conscientes de los puntos en los que pueden mejorar.

5. Creación de ejercicios, pruebas y trabajos de evaluación.

Para evaluar las competencias digitales específicas lo más habitual es lanzar algún reto a los alumnos, bien sea a través de un examen con el ordenador, o bien con la realización de un trabajo. Lo que es importante en este punto saber que los retos que lanzamos a los alumnos tienen que estar directamente relacionados con los items, para así poder evaluar su aptitud.

Para evaluar la competencia digital en la dimensión del tratamiento de documentos de textos se les puede dar a los alumnos el siguiente trabajo. Se les entrega a los alumnos textos en diferentes formatos. TXT, JPG, DOC, DOCX, con los que tienen que crear un nuevo documento de texto que englobe toda la información. Se le puede dar varias tareas a realizar:
  • Abrir un documento de texto con las instrucciones del  trabajo e imprimirlo.
  • Abrir todos los documentos de texto en un mismo programa y explicar con que programa se ha realizado.
  • Crear un nuevo documento de texto y guardarlo con un nombre determinado.
  • Añadir contenidos al nuevo documento de texto, copiando a partir de los antiguos y pegándolos en orden.
  • Dar un formato uniforme a todos los textos. Dar un formato a los titulares, la portada y otras secciones especiales.
  • Resaltar algunas frases en concreto cambiando su formato de texto, siguiendo las indicaciones.
  • Corregir algunos errores del texto. Para ello se usan las funciones sobrescribir e insertar.
  • Crear una cabecera de la página con el nombre del alumno y un pie de página con numeración en el lado derecho.
  • Guardar el documento de texto final.

Una vez que los alumnos realizan sus pruebas de evaluación, se asigna el nivel de competencia del alumno siguiendo los pasos anteriores y nos dará un número del 0 al 10. Hay que tener claro que los ejercicios pueden ser muy variados y que se puede realizar la evaluación durante los ejercicios de clase, sin realizar una prueba concreta. Lo que conseguimos como docentes al realizar la evaluación de las competencias digitales es que la nota no se quede sólo en un número, sino usar un sistema en las que se deja claro que habilidades, procedimientos, conocimientos y aptitudes ha desarrollado, y que les queda por aprender.

Imagen: sin copyright.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido, en este blog encontrarás información para crear y personalizar tu blog de Blogger o Wordpress, además de artículos sobre Internet, las nuevas tecnologías, programación con HTML y CSS, educación y otros temas. Espero que los tutoriales, artículos y recursos del blog te resulten útiles. Si quieres mantener el contacto puedes hacerlo a través de mis cuentas de Twitter o Google Plus.